jueves 30 de mayo de 2024

TV

jueves 30 de mayo de 2024

ESCÁNER

ESCÁNER: JFK, sentencia de muerte (I) (+Fotos +Info +Audio)

La Habana (Prensa Latina) Casi seis décadas después, el asesinato en Estados Unidos del presidente John F. Kennedy mueve interrogantes y mantiene, en muchos aspectos, el velo del misterio.
Por:
Deisy FrancisDeisy Francis Mexidor

Jefa Redacción Norteamérica

Ivette FernándezIvette Fernández Sosa

Redacción Norteamérica

Para el general de división retirado Fabián Escalante, el oficial cubano de mayor experiencia que estudió a profundidad el magnicidio, el autor intelectual fue “el gobierno invisible que mueve los hilos del poder en Estados Unidos, las grandes trasnacionales, el complejo militar-industrial”.

En declaraciones exclusivas para Escáner, el también autor de varios libros -entre ellos, JFK: los archivos de Cuba (2006)-, afirmó que es necesario, cuando se hable de este hecho histórico, ubicarlo en contexto.

“Es imprescindible comentar el escenario político y operativo que vivía el mundo, Cuba y Estados Unidos”, dijo al referirse al asesinato del Presidente 35 ocurrido el 22 de noviembre de 1963, en Dallas, Texas.

Kennedy acababa de transitar en su corto periodo como mandatario por experiencias traumáticas, advirtió Escalante, fundador de los servicios de seguridad cubanos y su jefe de 1976 a 1996.

La primera de esas experiencias fue la derrota sufrida en 1961 en las arenas de Playa Girón (a 195 kilómetros al este de La Habana), cuando las tropas cubanas dirigidas por Fidel Castro aplastaron en apenas 66 horas a las fuerzas mercenarias.

Aunque la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos en la costa suroccidental de Cuba “fue un proyecto de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) que no ideó el gobierno de Kennedy sino por el anterior, él fue quien dio la orden para ejecutarlo”, acotó Escalante.

Después de esa derrota, también fracasó la Operación Mangosta, el plan más importante que Estados Unidos llevó hasta entonces contra un país extranjero, el cual desde enero hasta agosto de 1962 produjo en Cuba cinco mil 780 actos de sabotaje, asesinatos y subversión.

Comentó sobre el escenario creado con la Crisis de Octubre o Crisis de los Misiles en ese propio año y como consecuencia de esta escalada agresiva de Estados Unidos, el inicio de la negociación con la Unión Soviética.

Kennedy se percató de que estaba rodeado de halcones -apuntó-, uno de ellos le propuso hacer un bombardeo masivo sorpresivo sobre la isla, pero sin garantizarle que todos los misiles iban a ser destruidos, ello habría colocado al mundo al borde de una conflagración de consecuencias inimaginables.

El demócrata llegó además a la presidencia imbuido de una filosofía nueva: quería modernizar el imperialismo, en ningún caso hacerlo un país socialista y en eso basó su programa de gobierno que se denominó la nueva frontera.

Incluso habló de hacer la reforma agraria en América Latina, algo que atrajo el odio de los terratenientes, de los latifundistas, de las grandes oligarquías latinoamericanas que eran las que gobernaban.

“Ese es el Kennedy que va a sufrir todos esos embates y que a inicios de 1963 ya ha acumulado una experiencia de gobierno diferente a la que tenía cuando asumió el cargo”, opinó el también ex viceministro del Ministerio del Interior de Cuba.

CONFLICTOS EN LA ESCENA

Vale destacar dentro del panorama reinante que Estados Unidos llevaba dos grandes conflictos de baja y de media intensidad, entiéndase como subversivos, en Vietnam y la guerra no declarada contra Cuba, apuntó el general Escalante.

Por solo citar un ejemplo: en Miami, Florida, había una gran base operativa de la CIA que tenía a cuatro mil cubanos entrenados con barcos, aviones, empresas logísticas para asegurar los planes subversivos y contaba con hombres entrenados para matar.

El presupuesto oficial de esa base era de 100 millones de dólares anuales, precisó.

“De hecho, ya habían fracasado varios intentos de asesinar al Comandante en Jefe Fidel Castro y ese es parte del escenario que encuentra Kennedy y del que en alguna manera participa”, enfatizó el experto.

Dwight D. Eisenhower, presidente entre 1953-1961 y antecesor de Kennedy, alertó en diciembre de 1963, después del magnicidio, que era necesario revisar y controlar a la Agencia Central de Inteligencia.

Así se desarrolló 1963, un año en que se empezaron a producir conversaciones entre Estados Unidos y la Unión Soviética, país con una política de paz que estaba tratando de evitar la confrontación porque en esos años se produjo el pleno apogeo de la Guerra Fría.

Además, y es muy importante, hubo un extraordinario movimiento de liberación nacional tanto en América Latina como en África.

Todas estas cosas tienen un peso específico para que ese escenario que se va a presentar en 1963 sea nuevo, diferente, dijo Escalante. “Y estas son las condiciones que se van creando para que ese poder, y no otro, decida que hay que salir de Kennedy, que hay que eliminarlo”, subrayó.

En Estados Unidos cualquiera compra un arma, llega a una escuela y mata y el fenómeno del crimen, el asesinato, es una cosa congénita a la denominada democracia norteamericana, apostilló.

Pero para entonces -comentó- ocurría un hecho importante, y era que se estaban produciendo contactos entre Cuba y Estados Unidos a través del entonces embajador en Naciones Unidas, Carlos Lechuga, y también mediante el periodista francés Jean Daniel que vendrá a La Habana a entrevistar a Fidel Castro.

“Hay varios intentos de conversaciones para explorar la posición cubana, yo diría, ante una eventual convivencia, pero en ningún caso se planteó dejar de agredirnos, de hecho, fue Kennedy quien impuso el bloqueo económico a Cuba (febrero de 1962)”, expresó.

Sin embargo, se estaban preparando varios atentados contra el líder histórico de la Revolución cubana, incluso el mismo día que asesinaron a Kennedy se conoció que, en París, Francia, la CIA entrenaba a un agente para inocular un poderoso veneno a Fidel y asesinarlo.

Por otra parte, en Estados Unidos la situación era compleja, el fenómeno de la discriminación racial se tensionó y el 28 de agosto de ese año hubo una gran manifestación frente al Capitolio donde el líder de los derechos civiles Martin Luther King formuló su discurso Yo tengo un sueño.

“Eso escaló y conmovió los cimientos de la sociedad esclavista norteamericana donde aún hoy hay discriminación racial”, puntualizó Escalante al especificar también sobre la lucha contra el sindicato del crimen organizado.

Son influencias que recibió Kennedy, quien en materia exterior firmó el 5 de agosto de ese mismo 1963 un tratado con la Unión Soviética para prohibir las pruebas de armas nucleares tanto en el espacio como bajo tierra.

“Y se van dando pasos que van a afectar al complejo industrial militar del país, van a afectar directamente al capital financiero norteamericano e internacional”, explicó Escalante.

El 10 de junio de 1963, Kennedy pronunció un discurso en la Universidad Americana en el que abogó por detener la Guerra Fría y su postura a algunos molestaba.

Por eso -agregó Escalante- tal sucesión de situaciones al mismo tiempo provocaron la reacción en el establishment y decidieron matar al presidente.

PERO, ¿QUIÉNES APRETARON EL GATILLO?

Otro de los poderosos enemigos que ganó Kennedy tras asumir su mandato en enero de 1961 fue la ultraderecha cubana, la contrarrevolución radicada en ese país, recordó.

Lo “acusaban (a Kennedy) de no haber bombardeado cuando la invasión de Playa Girón en 1961, de no haber involucrado a las fuerzas armadas estadounidenses y a ello le atribuyen, en menos de 72 horas, la primera gran derrota de Estados Unidos en América Latina, dijo.

Un año después, en 1962, durante la Crisis de Octubre esos mismos sectores reaccionarios de la emigración cubana culparon al demócrata de no haber ejecutado un bombardeo masivo en ese momento.

En abril de 1963, un denominado Consejo Revolucionario Cubano, encabezado por José Miró Cardona, quien fue profesor en la Universidad de La Habana, y el (tristemente célebre) Orlando Bosch, en Nueva Orleans, catalogaron a Kennedy de comunista, un rojo y “había que sacarlo de la Casa Blanca”, señaló el estudioso.

Sencillamente, “el ambiente estaba caldeado y es en ese contexto que comienza a aparecer la trama de todo el crimen”.

(Continuará)

arb/dfm-ifs

Colaboraron en este trabajo:

Amelia Roque Editora Especiales Prensa Latina
Laura Esquivel Editora Web Prensa Latina
Más en Escáner en Archivos
MINUTO A MINUTO
EDICIONES PRENSA LATINA

La contribución de la cultura y la tradición para el desarrollo socioeconómico de la comunidad

El consorcio conformado por la Ong OIKOS Cooperãçao e Desenvolvimento, el Gobierno Municipal de Cienfuegos y la Universidad Carlos Rafael Rodríguez tiene la intención de adjudicar el siguiente contrato de suministro en el marco del proyecto “Trazos Libre.

La contribución de la cultura y la tradición para el desarrollo socioeconómico de la comunidad”, cofinanciado por la Unión Europea y el Instituto Camões de Portugal, en Cuba, bajo la línea temática «Organizaciones de la Sociedad Civil y Autoridades Locales»:

  • Equipamientos para los emprendimientos culturales del Distrito Creativo La Gloria, Cienfuegos ( O.12 – 2023/TL)


Se invitan a los proveedores interesados a obtener el expediente de licitación en la representación de OIKOS en Cuba sita en Calle 26 n.61, entre 11 y 13, Vedado, Plaza de la Revolución, La Habana, o escribiendo el correo electrónico E-mail chiara.vighi@oikos.pt

Las ofertas deberán ser entregadas en la sede de OIKOS en Cuba antes del día 31 de enero ( 6:00 pm hs de Cuba)  o por e-mail a las direcciones de correo siguientes: chiara.vighi@oikos.pt, cruzcruzarnaldo@gmail.com
Cualquier información adicional, así como posibles aclaraciones y preguntas deberán ser dirigidas exculsivamente por correo electronico.